lunes, 18 de enero de 2010

Sobre las princesas tortugas


"La ilusión crea mas castillos de lo que la realidad puede demoler"
(Frederick Quirós Prof. en Matemática y Física 1984- )

“Normalmente hay princesas que se encargan de que eso sea cierto
Sino cuando las vendrá a buscar su príncipe”
(Nohemí Ramírez, Comunicadora Social o en este caso “Red Spirit” 1988-)

¡Oh que dolor! el de este caparazón
Que encierra el alma y la esencia
Que el deshecho caparazón
No las deja salir y ser libres sin razón

Sin razón, pues ellas son las que sostienen su propio caparazón

Pero cuando el caparazón sufre dolor
¿Tiene que sufrir la esencia y ablandar esa rebelde alma ansiosa de libertad?

Ciertas veces el dolor resulta más seguro de lo que le espera allá afuera
Al menos tiene el dolor
Pero allá afuera ¿qué le espera?

Estar donde quiere estar sin estar
Atada a un caparazón que se canso del dolor
Y ya no siente, no siente el alma y esencia de su amada

A lo mejor ella es como las tortugas
No puede vivir sin su caparazón
Sólo ve a unas cuantas que lo intentaron y murieron
Y aún así prefiere estar así
Quieta y ecuánime
Camina lento le teme a todo...
Y el día que no lo hace aún le da más temor

Y la esencia que es como la liebre
Rápida y vulnerable al dolor
No cabe en el caparazón de la tortuga
Y el alma esta ahí dándole vida al caparazón
Pero la limitada esencia se trastorna y se sofoca
Como la llama del amor que tiene el alma por su amada

Y en ese momento logra construir sus castillos
Que aunque son de arena
Y sean derrumbados por las olas de la realidad
No le preocupa
Siempre habrá suficiente arena (ilusiones) para construir uno nuevo
Por eso quizás la tortuga ingenua sueñe con dejar su querido caparazón

Pero el caprichoso mar de la realidad hace la esencia más amarga y la aleja del terreno rocoso donde se hace vulnerable el caparazón y la esencia ante cualquier depredador que destruya su castillo de piedra en el que tan duro ha trabajado sólo por quitarle el alma o la esencia y dejar el caparazón yaciendo en la piedra

Mar que a la vez es sustentado por la arena
Castillos de piedras que pocos alcanzan ver o habitar pues cuando logran hacerlo ya no son ellos quien deciden si mantener o no su caparazón el caparazón se deshace de ellos y allí sale el alma lamentándose de todo lo que pudo o no hacer y en ese pensamiento sucumbe la inevitable muerte dejando atrás su existencia en el recuerdo de la nada pues sólo de unos cuantos granos de arena le acompañaron

Y la amada pasa por el castillo de piedra destruido donde yace ese bello y destrozado caparazón y el recuerdo de esa esencia y esa alma las mantiene viva dentro de su esencia afectada por su perdida hasta que salga ella de su caparazón y se encuentre con aquella alma perdida en la realidad y cobarde se fue a la piedra a padecer...




6 comentarios:

Fred dijo...

Tenía la frase tenía el verso sin Red Spirit no hubiese habido historia

Nohemi dijo...

:) Una historia siempre es compartida sino sólo termina siendo un triste relato. Gracias por compartir esta conmigo ;)

Yessen dijo...

me gusta.

Nohemi dijo...

Gracias Yessen muchas gracias por pasar y dejar tu comentario

Anónimo dijo...

que belloo, es lo mas hermoso que he leido en mi vidaa!!! (AMEEEE el mini castillitoooo <3 )
Rudyyy

Fred dijo...

Busque su castillo de piedra princesa...

Entradas populares

Seguidores

Otórgame el derecho de autor

Otórgame el derecho de autor
nohemi.susana@gmail.com
Creative Commons License
Me dijeron que estabas aquí y vine volando by Nohemi Ramírez is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Licenciar Igual 3.0 Unported License.
Based on a work at medijeronqestabasaquiyvinevolando.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://twitter.com/nohemisramirez.

wibiya widget