domingo, 12 de julio de 2009

Me veo claramente

Me veo claramente
muy sucio y feliz
me veo claramente
haciendo preguntas que ya conocía
con indiferencia ante el ya crecerás
me veo claramente
si miro detrás
me veo claramente
buscando palabras que sepan dar vida y dar muerte al amor
me veo claramente
me veo si miro a mi alrededor
Silvio Rodríguez

¡Hermosa canción!, que me hace pensar en los recuerdos, ¿Cuántos recuerdos magníficos? ¿Cuántos recuerdos afligidos?, bastaría sólo unos pocos segundos y ver uno de ellos, quizás algunos podrían hacerte dibujar una sonrisa o incluso aquellos los más intensos harían que derramaras una lágrima, posiblemente hoy sólo puedas recordar pocos, a mi parecer la cantidad resulta siempre variable dependiendo de qué tan vago se encuentre nuestro pensamiento y por supuesto su disponibilidad de embarcarse al pasado “nuestro pasado” libre de equipaje. Pero ¿Siempre recordamos todo?, acaso ¿Recordamos cada palabra emitida, olor olfateado, imagen detallada?

El escritor argentino Jorge Luis Borges en su relato -Funes El memorioso- nos lleva a reflexionar sobre este tema, describiendo a un hombre que tenía un grave problema, ¡NO podía olvidar!, su memoria considerada prodigiosa por algunos o perturbadora por otros, lo hacía diferenciar cada mínimo detalle pues su memoria era fotográfica y cada detalle era plasmado sin tener el retorno del olvido, como por ejemplo recordaba cada mínimo detalle del cielo de la tarde de 1967 y el cielo de la mañana de 1987, perturbador ¿no?, entonces ¿Qué nos hace recordar? ¿Acaso no todos recordamos todo? ¿Cómo los olvidamos? ¿Qué pasaría si no supiéramos cómo olvidar? ¿Quizás el inconsciente resulta más ágil al elegir el recuerdo de los mejores momentos que a veces pasan desapercibidos? Creo que sí.

Sin embargo, les confieso que a veces sucede algo extraño (bueno al menos a mí) y esa mi razón y no otra la que hace que muchos recuerdos no tengan vencimiento en mi memoria y me refiero a aquellos anónimos que se recuerdan a si mismos, aquellos que con sólo pasar por un lugar, pronunciar una frase, escuchar una canción, o simplemente tropezar con una foto, logran inundarte de momentos que si bien fueron malos o encantadores, inconscientemente han sido enfrascados en nuestro pensamiento donde algunos quizás con el tiempo van desapareciendo mientras que algunos se van aferrando cada vez más permitiendo ver lo que éramos, lo que SOMOS.


"Basta que alguien me piense para convertirme en un recuerdo" – Oliverio Girondo

PD: Aunque creamos que nuestro cuerpo es la mejor señal de nuestra existencia, nuestros pensamientos, nuestras palabras son las verdaderas raíces, los que nos hará vivir eternamente por eso elegí como imagen

“Raíces. 1954” de mi amada Frida Kahlo


No hay comentarios:

Entradas populares

Seguidores

Otórgame el derecho de autor

Otórgame el derecho de autor
nohemi.susana@gmail.com
Creative Commons License
Me dijeron que estabas aquí y vine volando by Nohemi Ramírez is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Licenciar Igual 3.0 Unported License.
Based on a work at medijeronqestabasaquiyvinevolando.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://twitter.com/nohemisramirez.

wibiya widget